De cómo reincorporarse al mundo laboral

24.2.14 / 12 comentarios

La mayoría sabréis que dejé el trabajo por motivos de salud y al poco tiempo me enteré de que estaba embarazada. De eso ha pasado ya casi un año y medio. Yo prometi me prometí a mi misma que cuando Miss L cumpliese seis meses me reincorporaría al trabajo o, al menos, iniciaría la búsqueda activa del mismo, pero aquí sigo. ¿Qué ha pasado?


conciliación laboral
Licia Ronzulli trabajando en el Parlamento Europeo con su hija

Ha pasado que nos han inculcado que debemos trabajar fuera de casa porque eso significa igualdad, independencia económica, la oportunidad de forjar una carrera, sentirse valorada y útil, en definitiva, "ser alguien"; que, además, ha habido muchas mujeres que han luchado para que hoy podamos "disfrutar de esos derechos" y deberíamos estar agradecidas y no despreciarlos. Yo misma me lo creía y obviaba el hecho de que actualmente es prácticamente imposible forjar una carrera prometedora, yo ya "soy alguien" importante, útil y que debe sentirse valorado independientemente de si tengo empleo o no (por supuesto, todas vosotras, también) y, además, el "derecho" de la mujer al trabajo tiene más que ver con la necesidad de mano de obra durante la Segunda Guerra Mundial, que obligaba a las mujeres y a los niños a ir a trabajar a las fábricas porque los hombres estaban en el frente, que con el movimiento feminista. Y de repente, llegó Miss L, y con ella mi vida se dió la vuelta, me di cuenta de que la conciliación personal-laboral es una utopía y me comí todas las palabras que había dicho o pensado en lo referente al trabajo remunerado fuera del hogar hasta ahora. Y empezó la lucha entre la razón y el instinto.

La razón me dice que hace mucho tiempo que he dejado de lado los conocimientos de la carrera que estudié, que tengo poca experiencia en el sector y es un sector muy cambiante, que no domino bien los idiomas extranjeros y que, cuanto más tiempo esté alejada del mundo laboral más difícil será mi posible reincorporación. También me dice que con un sueldo no vamos a ninguna parte y que antes, el trabajo dentro del hogar estaba repartido entre mi marido y yo, pero ahora, al estar yo en casa, hago el 90% y no doy más de sí sola con la peque. ¿qué pasaría si, además, yo trabajase también fuera?

El instinto me dice que lo importante es mi "cachorro", que sigue siendo un lactante, que depende de su madre y que puede criarlo cualquiera pero lo mejor es que lo haga yo. Qué podría destetar, pero no quiero perder ese momento intimo entre las dos. No quiero dejarla "sola". Qué si tengo que plantearme frases del tipo de "lo hago por su bien", "algún día lo entenderá" o "lo voy a pasar yo peor que ella" no estoy haciendo lo correcto, estoy haciendo lo que me han hecho creer que es lo correcto y estoy luchando contra mi instinto que, al fin y al cabo, es lo que ha hecho que la especie llegue hasta nuestros días.

Y entonces me doy de bruces con la realidad. Con que nadie entienda que hago todavía en casa, por qué sigo con la lactancia materna, por qué hago las cosas a mi manera (aunque luego me den la razón "a toro pasado"). Con que se me cuestione cada pasito que doy, y me tachen de "vaga" o "interesada" o "mantenida" por quedarme en casa con mi hija  en vez de "abandonarla" y salir corriendo a trabajar. Porque me insinúen que estoy perdiendo el tiempo, y mi vida, que para eso estudié una carrera, cuando en realidad siento que ahora mismo estoy realizando el trabajo más importante de toda mi vida. y es que, ¿qué es más importante que darse a un hijo? Entonces pienso que, igual soy una soñadora y de verdad debería reincorporarme al trabajo... aunque si le preguntase a otros me dirían que lo que debo hacer es quedarme en casa con mi hija y que un empleo es poco más que un capricho. En cualquier caso, no puedo hacerlo sin dejar cerrado con quién dejar a mi pequeña y, al intentarlo, nada está claro y todo son "ya se verá".

No puedo pedir permitir que los abuelos de la criatura se recorran 60km diariamente para hacerse cargo de ella y estén en mi casa antes de que nosotros salgamos hacia el trabajo. Tampoco que la niña esté todo el día en la carretera ni que sus cuidadores abandonen su vida para entrenerla aquí hasta que nosotros lleguemos y vuelvan a su hogar. Podría llevarla a la guardería, pero eso me supone el problema añadido de tener que contratar a alguien para que la recoja a la salida, puede que incluso después de haber agotado todas las horas extra que me permitiera el centro.

Muchas estaréis pensando que por qué no pido una jornada reducida y se solucionaría parte del problema. Es una opción a medio plazo, pero ahora mismo no es viable porque hablamos de que sería un trabajo nuevo, no una reincorporación. Por ley creo que tendría derecho a ella, pero me parece muy feo y poco probable que consiga el empleo si ya empiezo con esas "exigencias".

Así que me quedan dos caminos:
  • Trabajar de ingeniero "que para eso lo estudié", que a día de hoy no significa (ni personal, ni económicamente) lo mismo que hace 30 años. Supone un sueldo "normalito" pero muchas horas extra gratuitas. Podría trabajar, pagar la guardería, a la persona que recoja a la peque y posiblemente a una que limpie la casa. Quedaría poco margen, muy poco y me perdería ver crecer a mi hija. De hecho, cuando llegase a casa llevaría horas durmiendo. Ni siquiera podría decir eso de "lo hago por ella, para que no le falte de nada", porque al final el ahorro sería mínimo y le faltaría lo más importante: su mamá.
  • Buscar un trabajo que requiera mucha menos cualificación y en el que se respete el horario. En éste caso si podría recogerla yo con lo que me ahorraría contratar a dos personas al poder hacerme cargo de ella y de la casa. La niña no perdería a su mamá (ni yo a mi niña) pero el sueldo sería bastante inferior y, en función del trabajo, puede que terminásemos el mes "con lo comido por lo servido" o incluso gastando más de lo ingresado por el trabajo. Posiblemente me descartarían por "sobrecualificación" (no es la primera vez que me pasa) y de conseguirlo, le daría vueltas a si es lo correcto porque más de uno me haría la misma pregunta al no entender por qué "renuncio" a la ingeniería.
En ese run-run interno estoy yo desde hace meses y al final he decidido que, para no volverme loca, voy a intentar tirar por el "camino del medio". Esto es, cumplir, como dice Marido, con "el sueño que tienes desde que te conozco" y tratar de crear, con mis conocimientos e inquietudes, mi propio empleo, desde casa, con horarios compatibles con mi familia, sin grandes expectativas al principio, pero con muchas esperanzas. Algo pequeñito que puede que llegue a ser grande, que me permita ser esa persona en la que me he convertido desde que soy mamá, aportar mi granito de arena a la economía familiar y espero que en un tiempo "vivir de ello".

"Locuras" más grandes hemos hecho y seguimos aquí... y a "culo inquieto", trabajadora y "cabezona" no me gana nadie. ¡He dicho!

También te puede interesar

12 comentarios

  1. El tema del trabajo es bastante complicado. Mucho ánimo y toda la suerte del mundo con tu proyecto. Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial guapa, en esta vida hay que lanzarse y si sale sale y sino ya se tirará hacia adelante. Mi madre lleva dos semanas preguntandome cua do vuelvo a clase y mi bebe tiene mes y medio! !! Dice q tiene miedo de que con la maternidad deje todo para volcarme y no quiere que abandne el medio año que me queda de carrera. Entiendo su preocupación pero ahora para mi es mas importante estat con mi chiqui que ir a escuchar a una petarda que solo dicta apuntes y enseña poco o nada. En fin.... haz lo que mejor te facilite tu dia a dia

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien soy ingeniera, y trabajo cuatro horas en mi sector.... pero justamente este fin de semana hemos estado comentando en casa de montar algo nuestro.... porque el trabajo de mi marido esta tambaleando... y es quien trae mas dinero a casa... Solo nos queda ponernos en serio y tomar la decisión.... Mucho animo!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Pues ya nos irás contando!! Yo trabajo en algo que no estudié o más bien estudie algo a lo que luegon o me he dedicado. Trabajaba en el momento de nacer Ciruelilla con lo que simplemente estuve de baja 6 meses y me he reincorporado con jornada reducida. Estoy encantada con mi situación, trabajo en lago que me gusta, Ciruelilla está encantada en la guardería. Gano lo suficiente para pagar guardería, casa, gastos y ahorrar un poquillo... vamos, que estoy feliz con la situación. No me veo en casa todo el día y que ciruelilla esté encantada en la guardería ayuda muchísimo... pero soy consciente de que tenemos mucha suerte ... ojala dure, y si viera el más mínimo problema con cómo está ella en la guarde, con mi horario que no me lo dieran, con si el dinero nos diera justo o lo comido por lo servido.. etc... pues no dudaría en dejarlo y quedarme en casita tan ricamente con ella.
    Cada uno tiene que ver qué situación le resulta más práctica, cómoda y mejor para todos los miembros de la familia.
    Un besote, ánimo con tu nueva aventura!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues el camino del medio en este caso me parece perfecto, espero y deseo que te vaya bien y poco a poco se ensanche el sendero! Bsssss

    ResponderEliminar
  6. Gracias chicas!! La verdad es que si la situación económica del país fuese otra sería mucho más sencillo reincorporarse con jornada reducida o si partiesemos de un trabajo previo al nacimiento de la bichilla. Todavía no hay nada cerrado, pero si consigo que algo marche seréis las primeras en enteraros!! :)
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Es una situación difícil, yo también me encontraba con el corazón dividido, porque más que por desear trabajar, te ves obligada por la necesidad de otro sueldo, pero lo que más deseamos es estar con nuestros bebés.
    Me parece, que salir por el camino del medio es lo mejor. Si podemos ayudarte en algo, no dudes en "silbar" y allí acudiremos!!!

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué tema más complicado el que planteas... Has dado en el clavo en todo. Y te animo con todas mis fuerzas a que emprendas por tu cuenta algo desde casa. Yo lo barajo desde hace mucho, y no lo descarto, aunque me hace falta un poco de solvencia... Pero seguramente será lo mejor que hayas hecho en la vida. Ese tiempo que os estáis regalando no tiene precio, créeme.

    Respecto a los comentarios que hacen los demás... en fin... para qué hablar. Opinar es gratis y todo el mundo lo hace, incluso cuando nadie se lo ha pedido.

    Mis mejores deseos y que se materialicen tus ideas!.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. En una disyuntiva parecida me encuentro yo, que no sé qué será de mí tras la baja de maternidad y que ahora mismo soy incapaz de hacerme a la idea de tener que dejar a mi bichilla al cuidado de otros con sólo 5 meses. Todos necesitamos el dinero par a vivir, de eso no hay duda, pero es que la situación laboral es tan incompatible con la crianza de un bebé que a veces yo también pienso que las 2 únicas opciones son o abandonar el trabajo o al bebé.

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy igual que tú... Cuido de mis propios hijos y parece que tenga que disculparme por ello! Si trabajara aquí en Bulgaria ganaría menos de lo que me costaría la guardería. No sé qué me deparará el futuro pero no quiero perderme la infancia de los niños.
    Mucha suerte con tu proyecto!

    ResponderEliminar
  11. mucha suerte por ese camino de en medio, que una servidora está en él, y tiene sus ventajas pero sus inconvenientes, y mas en un país como este, pero bueno...
    te deseo lo mejor.
    un besazo y ya nos cuentas

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi, tu camino del medio me parece genial. Estar con tu pequeña es algo tan infinitamente enorme que no creo que haya lugar a la duda. Lo que digan los demás que te resbale. Sigue tu intuición y más cuando estás apoyada por tu pareja que eso ayuda y mucho.

    Suerte con este proyecto y si puedo echar una mano aquí me tienes

    Moaggggassff

    ResponderEliminar