Diccionario puerperal

2.8.13 / 5 comentarios

Hoy quiero hablarte del puerperio porque del embarazo y el parto todo el mundo habla, pero nadie nos cuenta nada de lo que viene después.

En algún momento me gustaría contarte cómo está siendo mi puerperio, cómo lo estoy pasando y cómo me estoy sintiendo con tanto vaivén hormonal, pero hoy te dejo un diccionario puerperal con palabras que quizás conozcas, o quizás no, que puede que no tengan relación directa con la cuarentena, pero que te cansarás de escuchar una y otra vez durante el inicio del puerperio.

Diccionario puerperal para ayudarte en la cuarentena


Diccionario puerperal

  • Puerperal: Relativo al puerperio.
  • Postparto, Posparto, Puerperio, Cuarentena: Es el periodo que viene después del parto. Comprende desde el final del mismo hasta la total recuperación del organismo materno. Suele durar unas 6 semanas y se caracteriza por la involución de las modificaciones fisiológicas que se produjeron durante el embarazo y el parto, la instauración de la lactancia, la adaptación psicológica a la maternidad y el establecimiento del vínculo madre-hijo.
  • Puerperio Hospitalario: El que transcurre en el hospital. Es el que tiene mayor riesgo para la madre (sobre todo las primeras 24h por posibles hemorragias). Se detectan los factores de riesgo, vigila la pérdida de sangre, el estado general de la nueva mamá, la involución uterina, la zona del periné, eliminación de orina, estado de las mamas, inspección de las extremidades inferiores para descartar tromboflebitis, se comprueba el estado emocional y se dan pautas sobre el cuidado del bebé y los síntomas de alarma durante el postparto.
  • Puerperio domiciliario: El que transcurre una vez se ha llegado a casa. Durante el mismo tendrás que acudir a la matrona un par de veces para que revise el estado del útero, los puntos (si los tienes), las mamas, tu estado emocional...
  • Entuertos: Contracciones dolorosas del útero que se observan durante los primeros días después del parto y se acentúan al dar de mamar. Son más fuertes a partir del segundo parto.
  • Loquios: Sangrado vaginal producido después del parto por la cicatrización de la herida dejada por la placenta. Van cambiando de color según transcurren los días (desde el rojo al amarillo pálido) hasta desaparecer. Al principio pueden aparecer coágulos y suelen durar hasta 40-45 días y no deben tener un olor fétido.
  • Fiebre puerperal: La que aparece durante el puerperio. Si es mayor de 38 ºC se debe acudir a urgencias para descartar problemas de infección.
  • Establecimiento del vínculo: Es la relación madre-hijo y la unión entre padres y recién nacido a través del tacto, el olfato, la visión y el reconocimiento de la voz.
  • Tristeza postparto: Es normal, sientes que deberías estar feliz pero en realidad es tas triste y solo tienes ganas de llorar lo que hace que pienses que eres una madre horrible y aún te sientas peor. Experimentas llanto, cambios de humos y una sensibilidad exagerada. Aparece alrededor del tercer día y suelen resolverse en una semana o diez días.
  • Depresión postparto: Si la tristeza postparto es exagerada, dura más de dos semanas o sientes que te supera, podría ser el inicio de una depresión.
  • Suplementos: La dieta de la madre se suplementa con hierro, ácido fólico y yodo si va a dar el pecho.
  • Episiotomía: Corte que se realiza en el periné para facilitar la salida del bebé.
  • Desgarro: Herida que se produce en el periné de forma espontánea durante la salida del bebé. 
    • Grado I: Afecta a la piel
    • Grado II: Afecta a piel y a músculo
    • Grados III y IV: Afectan al esfinter anal
  • Masaje perineal: Cuando la cicatriz esté cerrada. Se realiza una vez al día con masajes circulares y rosa mosqueta para facilitar la regeneración de la piel y devolver la elasticidad a la zona.
  • Ejercicios de Kegel: Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico consistentes en contraer y relajar el músculo repetidas veces.
  • Calostro: Alimento del bebé en los primeros días hasta que se produce la "subida de la leche". Tiene un color amarillento
  • Subida (o bajada) de la leche: Suele ocurrir a las 72 horas después del parto. Depende de la succión que haya ejercicio hasta entonces el bebé. Se recomienda ponerle al pecho el máximo número de veces posible, sobre todo por las noches ya que el nivel hormonal es más alto.
  • Ingurgitación mamaria: Es la acumulación excesiva y dolorosa de leche en los senos durante la lactancia. Suele ocurrir en los dos pechos a la vez.
  • Obstrucción: ocurre cuando uno (o varios) de los conductos de la leche se obstruyen debido a que no se ha producido un correcto drenaje del pecho, por lo que sólo afecta al pecho en cuestión. Aparece un bulto doloroso y rojo en alguna zona del pecho, lo hace gradualmente y no produce fiebre. Además, puede verse, en ocasiones, un punto blanco en el pezón. Si se drena bien puede desaparecer en un par de días.
  • Mastitis: Inflamación de la mama. Siguiente paso a la obstrucción. Afecta a uno de los pechos y da fiebre. Puede deberse a varias causas y ser infecciosa o no. Si no se cura bien puede derivar en un absceso.
  • Absceso: Es una concentración de pus localizada en una zona de la mama que carece de apertura para drenar dicho pus. Puede ser necesario realizar una pequeña intervención para drenarlo.
  • Grietas: Aparecen cuando el bebé no se engancha al pecho adecuadamente. También pueden aparecer los primeros días que los pezones están más sensibles. Se corrigen consiguiendo un buen enganche.
  • Lanolina: Te salvará la vida los primeros días en caso de aparecer grietas en los pezones. Es como una especie de vaselina que se aplica sobre el pezón y ayuda a cicatrizar. Alivia al momento y además no es necesario limpiarlo para amamantar. Edito: para mastitis bacterianas, mejor evitar la lanolina y utilizar aceite de oliva.
  • Perla de leche: En realidad es un poro del pezón bloqueado. Se produce cuando un poco de piel crece en la apertura de un conducto de leche y la leche se acumula en esa zona. Se suele mostrar como un punto doloroso blanco, transparente o amarillo en el pezón o la areola y el dolor tiende a concentrarse en ese lugar y justo detrás de él. Si comprimes el pecho para hacer que la leche baje por los conductos, el punto normalmente sobresale.
  • Oxitocina: Hormona del amor. Es la responsable del parto, pero también participa para contraer el útero y hacer que vuelva al tamaño y posición anterior al embarazo. También se libera en grandes cantidades como respuesta a la estimulación del pezón por la succión del bebé facilitando la lactancia.
  • Prolactina: Es una hormona segregada por la hipófisis que estimula el desarrollo mamario y la producción de leche en las mujeres.
  • Sacaleches: Aparato manual o eléctrico para "ordeñar" la mama. Puede ser útil tanto para poder conservar la leche para tomas posteriores, como para estimular la producción de leche en caso de que el bebé no pueda hacerlo por estar en una incubadora por ejemplo, o para sacarse leche y aliviar la mama en caso de ingurgitación y/u obstrucción.
  • Pérdidas de leche: Suelen ocurrir a partir de las dos o tres semanas de haber iniciado la lactancia. Pasado un tiempo desde la última toma o si algo activa la producción de oxitocina, la leche sube y se sale de la mama. Muy útiles los discos de lactancia para no acabar con un cerco en la ropa.
  • Flatulencia: Normal durante los primeros días del postparto.
  • Estreñimiento: La primera defecación después del parto tarda varios días. Es normal, y se debe a varios factores fisiológicos y psicológicos que impiden el normal funcionamiento del tránsito intestinal.
  • Hemorroides: Son una dilatación de las venas que se produce por una debilidad en la pared muscular de la región anal. Son comunes en el postparto y muchas veces se deben al esfuerzo del expulsivo. Las producidas durante el parto tienden a remitir, sin embargo las que aparecieron durante el embarazo, al parecer, pueden o no hacerlo.
  • Varices: Son venas dilatadas permanentemente, normalmente localizadas en las piernas. Aparecen al final del embarazo y durante el postparto tienden a mejorar. Algunas incluso desaparecen.

¿Añadirías alguna palabra más? No olvides dejarla en un comentario y, si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!

También te puede interesar

5 comentarios

  1. jajaa purelan! me encanta!! yo hice también un par de diccionarios, del embarazo y parto, me faltaba del post parto, pero el tuyo está ya bastante completito!
    Espero que sigáis bien!
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que llevaba sin usarlo desde la primera semana de la niña y ayer tuve que echar mano porque con la súper mastitis estaba tan duro (no me dio tiempo a poner calorcito porque no estaba en casa) que la pobre no sacaba nada y me despellejó el pezón :S
      Cómo vais vosotros? :D
      besotes!

      Eliminar
    2. Arrgh!!! Tb apuntaba a mastitis y me dieron antibióticos, xq los dolores m mataban. Por lo demás bien, ya duerme 4h seguidas casi todas las noches. Toco madera para q siga así. Mejorate!!! Bss

      Eliminar
  2. Algunas definiciones me siguen dando miedo ¡espero que no sea obligatorio sentirlas todas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, mira que yo soy de las de llevarme el pack completo pero, ésta vez, hay algunas definiciones de las que me he librado (toquemos madera)

      Eliminar