Indice de riesgo del primer trimestre

13.12.12 / 1 comentario

El tema del post de hoy es el índice de riesgo del primer trimestre, prueba a la que nos someten a las embarazadas de forma rutinaria en los análisis de control normal del embarazo.


indice de riesgo combinado - primer trimestre de embarazo


Pero, ¿qué es eso del índice de riesgo?


El índice de riesgo da la probabilidad de que en la gestación en curso exista una alteración cromosómica. Se obtiene mediante el cribado o screening prenatal y se expresa en forma de fracción (p.ej: 1/827, que significa que estadísticamente entre 827 embarazos con las mismas características que el tuyo sólo 1 desarrollará la enfermedad)

El índice de riesgo o screening prenatal no es un diagnóstico. Simplemente hará una estimación del riesgo de alteración cromosómica para cada caso concreto basándose en la edad materna y en unos marcadores bioquímicos (ciertas hormonas que circulan por la sangre de la futura mamá). Éstos datos se incluyen en un programa informático -cómo éste que he encontrado por Internet-) que tiene tu médico y que hará el cálculo. Si además de la edad y los marcadores bioquímicos se incluyen datos obtenidos mediante ecografía, hablamos del indice de riesgo combinado que tiene alrededor del 85-90% de probabilidad de detección de anomalias.

Hace años se realizaba el screening prenatal o cálculo del índice de riesgo en el segundo trimestre de embarazo. Ahora, sin embargo, se calcula el índice de riesgo combinado en el primer trimestre. Para calcularlo es necesaria una extracción sanguínea materna entre las semanas 9 y 13 en la que determinarán el nivel de la fracción beta de la HCG (la misma que detectaba el test de embarazo en orina) y la PAPP-A (proteína A plásmática asociada al embarazo)

Tanto la fracción beta de la HCG como la PAPP-A suelen estar alteradas cuando el feto tiene alguna alteración cromosómica. Para los marcadores ecográficos en médico deberá determinar la edad gestacional mediante el cálculo de la longitud del mismo desde la cabeza hasta la rabadilla (CRL). Después medirá el pliegue o traslucencia nucal que es un acúmulo de líquido en la parte posterior del cuello y que es el marcador ecográfico más importante del primer trimestre ya que se cuentra alterado en más del 70% de los casos de síndromes de Down, Edwards y Patau, aunque por si sólo no indica nada porque también hay fetos cromosómicamente normales que lo tienen alterado.

Otros marcadores que buscará tu médico durante la ecografía (normalmente a las 12 semanas) son la existencia del hueso nasal (ya que su ausencia podría indicar alguna alteración cromosómica) y el estudio del ductus venoso que es un vaso sanguíneo que conduce sangre procedente del cordón umbilical hacia el corazón y que le ayudará a descartar cualquier anomalía o deficiencia cardíaca.

Si la prueba de detección diera positiva el médico dará asesoramiento genético ya que existen pruebas adiccionales que pueden confirmarlo, en caso de que finalmente fuese así, como el estudio de las vellosidades coriónicas o la amniocentesis aunque ambas tienen un riesgo de aborto.

En cualquier caso, es muy importante recordar que éstos métodos son de cribaje y no diagnósticos. Identifican aquellas gestaciones con alto riesgo de  alteración cromosómica de forma que realizando un número mínimo de pruebas invasivas se detecte el mayor número de casos de cromosomopatía.  Sin embargo, podría salir una baja probabilidad y que tu bebé fuese ese caso entre 10.000 o que te dijeran que la probabilidad es de 1 entre 5 y sea de los 4 que no tienen la anomalia cromosómica.



¿Te han calculado el índice de riesgo en el primer o en segundo trimestre de embarazo? ¿Has confirmado los resultados con una amniocentesis o una biopsia de corion? No olvides dejar un comentario con tu experiencia!

    También te puede interesar

    1 comentario

    1. ¡Muchos ánimos a todas los que estáis pasando por esto! Sé que esta es una fase del embarazo muy dura porque esperar resultados siempre da miedo y porque decidir si someterse o no a posteriores pruebas diagnósticas más arriesgadas lo es todavía más. Intentad relajaos y pensad que allá por el 5º mes ya casi ni recordaréis esta fase. ¡Un abrazo!

      ResponderEliminar