Menstruación durante el embarazo, ¿es posible?

22.3.12 / No hay comentarios

Aunque uno de los primeros "síntomas" de embarazo es la ausencia de menstruación, últimamente se ha ido difundiendo la idea de que es posible que algunas mujeres tengan la menstruación durante el embarazo. Sin embargo, los especialistas coinciden en que se trata de un mito que ha ido difundiéndose y cobrando fuerza, pues bajo ninguna circunstancia normal que menstruación y embarazo vayan unidos.

menstruación y embarazo


Menstruación y embarazo, ¿es posible?

“No es una situación frecuente en las mujeres embarazadas, y en las adolescentes crea una grandísima confusión y angustia, porque ellas permanentemente piensan que les viene la regla, pero que están embarazadas. Por eso, hay que ser enfáticos en que se trata de un mito, y de presentarse sangrados nunca son tipo regla, sino más oscuros, más escasos y, a veces, pueden durar más tiempo que la menstruación normal. Pero, si es una regla normal en cantidad y duración, y que cumple sus intervalos (cada 28 o 30 días), definitivamente no se trata de un embarazo”, comenta Juan Carlos Vargas, asesor científico de Profamilia.

El especialista añade que cuando se presentan sangrados en el tiempo de la gestación, estos no responden a los cambios hormonales que inducen la menstruación, pues las mujeres embarazadas no presentan dichos cambios.

Precisamente, el ginecoobstetra Álvaro Cano Quiñones explica que la menstruación ocurre cuando caen los niveles hormonales de estrógenos y progesterona del ciclo, y el endometrio (que es el tejido que recubre la cavidad del útero y se ha preparado para un embarazo) se desprende en lo que llamamos menstruación, precisamente porque no hay embarazo, es por esto que las mujeres no pueden menstruar durante el embarazo.

Entonces, que una mujer parezca menstruar durante el embarazo, puede ser signo de que algo no va bien, como una amenaza de aborto por lo que las mujeres deben buscar ayuda médica inmediatamente.

Otra de las causas de sangrado es el llamado "sangrado de implantación". En las primeras cuatro semanas el óvulo fecundado por el espermatozoide se empieza a dividir y forma una masa de varias células que se va a ‘enterrar’ en el endometrio por debajo del cuerno de alguna de las trompas. “En algunas ocasiones esta implantación ocasiona sangrado escaso, que se interpreta como una amenaza de aborto temprana o como que llegó la menstruación”, sostiene Cano. Este sangrado no tiene manejo, puede ser normal y todo sigue adelante sin problema.

¿Habías escuchar este mito alguna vez? No olvides dejar un comentario con tu experiencia y, si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!

Fuente: www.abcdelbebe.com

También te puede interesar

No hay comentarios